Mi historia en Montezuma

Mi historia en Montezuma

Mi nombre es Milly, nací en Wolfsburg, Alemania, en 1962. Mi padre era de Argentina y desde pequeño soñaba con vivir en los trópicos.

En 1992 vine a Costa Rica por primera vez, junto con mi ex esposo y nuestro hijo mayor Benjamin. Inmediatamente me enamoré de este país, su gente y la naturaleza.

Nuestros primeros 4 años en Costa Rica vivimos en Playa Manzanillo, donde nació nuestro segundo hijo Luciano. Después de mi divorcio, me mudé a Montezuma con mis hijos y tuve un jardín de infantes durante 5 años aquí en este lugar. Luego tuve la oportunidad de comprar la casa y la propiedad. La casa principal tenía solo 3 dormitorios, una cocina abierta y una ducha al aire libre.

El hotel Luna Llena

En los últimos 16 años construimos las cubiertas, una nueva parte de la casa y las pequeñas cabañas. Solíamos vivir en la parte superior de la casa principal, pero luego nos mudamos a Cabuya, el pueblo al lado del parque nacional Cabo Blanco.

Benjamin y Luciano crecieron en la comunidad de Montezuma, descalzos, surfeando, saltando la cascada de Montezuma, jugando fútbol, ​​comiendo arroz y frijoles, y cosechando mangos, jocotes y almendras silvestres en la playa.
Las familias de sus amigos también se convirtieron en nuestra familia. En todos estos años he aprendido a amar esta ciudad desde mi corazón. No todo es un paraíso, pero es una comunidad donde la amistad y el respeto son una gran parte del estilo de vida.

Somos todas las razas, todos los colores, todas las nacionalidades, religiones, pobres o ricos. aquí todo esto no importa; todos nos encontramos en las mismas playas, fiestas y eventos. Mis hijos ya son mayores y acabo de regresar a mi amada casa en Montezuma y transformé el Hotel Luna Llena en Aldea Luna Llena con el propósito de calmar el ritmo rápido del hotel y brindar a los viajeros la oportunidad de instalarse un poco más y comenzar a sentirse como en casa en nuestra comunidad.

Enfoco especialmente a nuestros muchos invitados que regresan cada año y se han convertido en amigos, pero también espero dar la bienvenida a muchas personas nuevas que están listas para enamorarse de Montezuma y Aldea Luna Llena.

¡Es un gran placer conocerte, alojarte y ayudarte!

Con amor y gratitud
Milly